sábado, 11 de febrero de 2012

Perseo (mitología)

Hijo de Dánae, la cual había sido encerrada por su padre, Acrisio rey de Argos, para que no pudiera tener hijos (un oráculo había predicho que le mataría un nieto). Zeus, adoptando la forma de lluvia de oro, dejó embarazada a Dánae y nació Perseo. Acrisio metió a  Dánae y a Perseo en una caja de madera y los arrojó al mar para que se ahogaran. Zeus pidió a Poseidón que calmara el mar, y así la caja de madera llegó a la isla de Sérifos, donde Dictis, hermano del rey Polidectes, crió a Perseo.
Perseo, en una promesa, se había ofrecido para cortar la cabeza a Medusa, una Gorgona (monstruo con forma de mujer) que tenía cabellos de serpientes y que convertía en piedra a quien miraba. La empresa era muy arriesgada, por lo que llevó algunos objetos ofrecidos por los dioses como un zurrón mágico, las sandalias aladas que le entregó Hermes, el casco de la invisibilidad que le prestó Hades, la espada y el escudo de bronce que reflejaba las imágenes entregados por Atenea… Con el escudo haciendo de espejo pudo mirar a Medusa sin convertirse en piedra y con la espada le cortó la cabeza metiéndola en el zurrón.
Perseo rescató a Andrómeda. Los padres de Andrómeda, Cefeo y Casiopea, la habían encadenado a una piedra para ofrecérsela al monstruo Cetus. Perseo se enamoró de ella y la liberó convirtiendo en piedra al monstruo (utilizando la cabeza de Medusa); después se casó con Andrómeda.
Está representado en la constelación llevando la cabeza de Medusa en la mano.
De estrellas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.